PROYECTO QUESANO: RESULTADOS DE LA ENCUESTA INICIAL

Nos planteamos al principio del proyecto que en la Comunidad Valenciana había dos quesos tradicionales (el de servilleta y el de cassoleta), que son quesos frescos, aunque en ocasiones se pueden madurar, que tienen un perfil saludable, y que eran relativamente fáciles de producir.

Nuestra premisa era que son dos quesos no muy conocidos entre la población infantil y juvenil, que tiene preferencia por otros tipos de quesos con un perfil menos saludable.

Para comprobar si nuestra premisa era cierta, nos planteamos la realización de una encuesta para testar tanto el conocimiento sobre estos quesos, así como el nivel de consumo entre esta población.

Preparamos un cuestionario que abordaba algunas cuestiones iniciales para poder dividirlos por grupos para tratar los datos, y luego atendía directamente a qué tipos de quesos se consumen, si se interesan por la información nutricional, y finalmente si se conocían estos dos tipos de quesos, y aquellos elaborados con proteína vegetal (soja) y si se consumían habitualmente.

A continuación presentamos los resultados de la encuesta.

Aclaración: ninguna de las preguntas era de respuesta obligatoria, de ahí que en algunas de ellas no se alcancen las 907 respuestas.

Muestra: 907 personas

Centro educativos encuestados: Encuestamos a centros de secundaria (CIPFP Ciutat de l’Aprenent, IES Alcalans, IES Joanot Martorell), y también a centros de primaria (CEIP Cervantes de Alboraya, CEIP Lloma del Mas de Bétera).

Las primeras preguntas hacen alusión a edad, género, procedencia (ya que hablamos de queso de producción local) y en compañía de quién viven (vamos de población infantil, en cuyo caso viven con la familia, hasta personas adultas jóvenes, que pueden vivir de forma independiente), lo que pensamos que condiciona quién hace la compra, y por lo tanto qué se consume en ese domicilio.

La presencia de respuestas de personas con edades superiores a 21 años se explica teniendo en cuenta que nuestro centro es un centro integrado de formación profesional, y tenemos una parte del alumnado de edad adulta.

Los centros encuestados pertenecen a la provincia de Valencia, y por ello la mayoría de personas nacieron y/o residen en esta provincia.

Para nuestro objetivo era importante saber, o poder interpretar quién hace la compra en casa, porque en muchas ocasiones esto determina qué tipo de compra se hace, y por lo tanto qué productos se consumen.

De estas respuestas se puede deducir que la compra la hacen, mayoritariamente, las familias de las personas encuestadas. 

Las respuestas a la pregunta anterior venía a confirmar nuestra premisa inicial: el tipo de queso que más personas declaran consumir es el queso fundido, probablemente el menos saludable de los disponibles en el mercado. En cambio el queso fresco, la modalidad más saludable de las presentadas, es consumida por menos de la mitad de las personas encuestadas.

Si sumamos las personas que consumen queso diariamente o un par de veces a la semana, hablamos del 73,6 % del total, lo que evidencia la presencia de estos productos en la dieta habitual.

Aquí tenemos la evidencia de que la información nutricional en general, o de los quesos en particular, no es un punto de interés para la gran mayoría de las personas encuestadas, algo que, sinceramente, sería aconsejable que cambiase.

Y nos metemos en materia, en primer lugar quisimos preguntar si se conocían los quesos de cassoleta y de servilleta, en general. Las respuestas, a continuación:

Tal como pensábamos, la mayoría del público de estas edades desconoce la existencia de los quesos de cassoleta y servilleta.

Una vez respondidas estas preguntas, las reformulamos, pero esta vez mostrando una fotografía de los quesos:

 

Aunque en esta ocasión, el porcentaje de personas que dicen conocer estos quesos aumenta ligeramente, observamos que el nivel de consumo es muy bajo, del orden del 16% en el caso de la cassoleta, y del 26% en el caso del queso de servilleta.

Por último, preguntamos por los productos elaborados a partir de proteína vegetal. Por cierto, en esta última semana, la Unión Europea ha denegado la posibilidad de denominar a estos productos “queso vegano”, tal y como lo preguntamos en la encuesta. 

En cuanto al conocimiento y consumo de este tipo de productos, cerca del 36% de las personas encuestadas afirma conocerlos, pero el consumo es testimonial.

CONCLUSIONES:

  • tal como anticipábamos, entre la población infantil y juvenil, la presencia en la dieta de los diferentes tipos de queso es habitual
  • los tipos de queso que se consumen habitualmente no son las elecciones más saludables de entre este tipo de productos, destacando el consumo de queso fundido
  • el conocimiento de los queso frescos de cassoleta y servilleta, típicos de la Comunidad Valenciana, y con un perfil más saludable, es escaso
  • el consumo de productos similares pero a partir de proteína vegetal es todavía muy minoritaria.

Y hasta aquí los resultados de nuestra encuesta. En las siguientes entradas, los procesos de elaboración y los aspectos relativos a la seguridad alimentaria de estos productos.

Proyecto realizado con

Blog Attachment